¿Cómo enseñó el rey Benjamín a su pueblo a confiar más en Dios?

Febrero 16, 2018
Imagen por Book of Mormon Central
KnoWhy #314
Imagen por Book of Mormon Central
“Creed en Dios; creed que él existe, y que creó todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra; creed que él tiene toda sabiduría y todo poder, tanto en el cielo como en la tierra; creed que el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender”.
Mosíah 4:9

Contexto y Contenido

Durante su discurso bien conocido, el rey Benjamín dijo a su pueblo que "no hay otra salvación aparte de esta de que se ha hablado; ni hay tampoco otras condiciones según las cuales el hombre pueda ser salvo, sino por las que os he dicho" (Mosíah 4:8). Luego declaró estas condiciones en Mosíah 4:9:

Creed en Dios; creed que él existe, y que creó todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra; creed que él tiene toda sabiduría y todo poder, tanto en el cielo como en la tierra; creed que el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender (Mosíah 4:9).

La estructura de esta declaración es similar a algo que se encuentra en Salmos. Por ejemplo, Salmo 33:2-3 hace una pequeña declaración: "Aclamad a Jehová con arpa". Luego da tres declaraciones cortas que dan más detalles acerca de esta alabanza:

  1. "Cantadle con salterio y decacordio".
  2. "Cantadle cántico nuevo";
  3. "Hacedlo bien tañendo con júbilo".

Mosíah 4:9 lo plantea de una manera similar. Benjamín primero declara que su pueblo debería "cree[r] en Dios" (Mosíah 4:9). Luego les mencionó tres cosas especificas en las que deben de creer acerca de Dios:

  1. "Creed que él existe, y que creó todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra".
  2. "Creed que él tiene toda sabiduría y todo poder, tanto en el cielo como en la tierra".
  3. "Creed que el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender" (Mosíah 4:9).

Este diseño ayuda a mostrar que las tres declaraciones del rey Benjamín explican lo que significa creer en Dios.

Este pasaje también resume cosas que el rey Benjamín ya había dicho al pueblo.1 Inició su resumen al decir a su pueblo que creyeran en Dios, quien les había prometido ayudar a entender en la primera oración de su discurso (Mosíah 2:9). Luego les dijo que creyeran que Dios había creado todas las cosas tanto en el cielo como en la tierra. Al principio, había enseñado que Jesucristo era "el Padre del cielo y de la tierra, el Creador de todas las cosas desde el principio" (Mosíah 3:8, énfasis añadido). Mosíah 4:9 continua afirmando que Dios tiene toda sabiduría, una referencia a Mosíah 2:36 donde el rey Benjamín declaró que el espíritu de Dios guiará a su pueblo en "sendas de la sabiduría".

Dominio de la Doctrina Mosíah 4:9 Infográfico por Book of Mormon Central

Dominio de la Doctrina Mosíah 4:9 Infográfico por Book of Mormon Central

Haga clic para descargar la imagen de alta resolución

En Mosíah 4:9 Benjamín también declaró que Dios tiene todo poder, en el cielo y la tierra. Esto alude a cuando dijo que "con poder, el Señor Omnipotente... descenderá del cielo entre los hijos de los hombres; y morará en un tabernáculo de barro" (Mosíah 3:5, énfasis añadido).2

El rey Benjamín luego concluyó al declarar que los hombres no pueden comprender todas las cosas que Dios puede comprender, lo que se relaciona con Mosíah 3:19, que declara que cada persona debe estar "dispuest[a] a someterse a cuanto el Señor juzgue conveniente infligir sobre él, tal como un niño se somete a su padre".3 Esta sumisión se basaba en el conocimiento de que el hombre no puede comprender todo lo que Dios puede comprender, tal como un niño pequeño no puede comprender todo lo que su padre le diga.4

Punto hecho por el rey Benjamín en Mosíah 4:9

Referencia anterior al mismo punto

Creer en Dios

Mosíah 2:9

Creer que creó todas las cosas, tanto en el cielo como en la tierra

Mosíah 3:8

Dios tiene toda la sabiduría

Mosíah 2:36

Dios tiene todo el poder, en el cielo y la tierra

Mosíah 3:5

El hombre no puede comprender todo lo que Dios puede

Mosíah 3:19

 

Finalmente, las declaraciones del rey Benjamín reflejan Isaías 55:8-9: "Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dice Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos". El rey Benjamín mencionó el cielo y la tierra, tal como lo hizo Isaías, y luego dijo que "el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender", que es un resumen apropiado de lo que Isaías había dicho.5 La razón por la que el hombre no puede comprender todo lo que Dios puede comprender es porque los caminos de Dios son más elevados que los caminos del hombre, y sus pensamientos son más elevados que los pensamientos del hombre.6

Doctrina y Principios

Como el mismo rey Benjamín lo dijo, obedecer los mandamientos que estableció en Mosíah 4:9 son las únicas "condiciones según las cuales el hombre pueda ser salvo" (Mosíah 4:8).7 El hecho de que el rey Benjamín escogiera esta declaración para resumir gran parte de su discurso, demuestra lo importante que eran para él estos puntos. Uno puede ver fácilmente por qué. Si Dios "creó todas las cosas", "toda sabiduría y todo poder" y puede comprender las cosas que las personas no pueden, entonces "[e]n nuestra búsqueda de la verdad, podemos confiar en Él por completo al depender de Su sabiduría, Su amor, y Su poder para enseñarnos y bendecirnos. Dios sabe todas las cosas y es la fuente de toda verdad".8

Las personas no pueden comprender todo lo que Dios puede entender, tal como un niño pequeño no puede comprender todo lo que su padre puede entender. Por lo tanto, deben estar "dispuesto a someterse a cuanto el Señor juzgue conveniente infligir sobre él, tal como un niño se somete a su padre" (Mosíah 3:19). Esta sumisión a Dios demuestra una fe que es "perfect[a], tiene todo poder y sabe todas las cosas. También es justo, misericordioso y bondadoso".9 Las personas deben llegar a saber que Dios sabe mejor y que siempre pueden confiar en Él, incluso cuando no siempre lo entienden.10

El rey Benjamín demostró que una creencia nebulosa en Dios no puede producir una fe intensa. Uno no solo debe "creer en Dios" (Mosíah 4:9). También deben creer "que creó todas las cosas", que "tiene toda sabiduría y todo poder" y que "el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender" (Mosíah 4:10). Estas cosas específicas que él invita a las personas a creer acerca de Dios, recuerdan a cada uno que los caminos del Señor son más elevados que los del hombre y que la humanidad puede poner completa fe en Él.11 Como el Rey Benjamín declaró en Mosíah 4:10, esta sumisión, impulsada por la confianza en Dios, hace que las personas se arrepientan y se "[humillen] ante Dios, y [pidan] con sinceridad de corazón que él os perdone".12

El élder Neal A. Maxwell lo expresó de otra manera: "Sólo entregándonos a Dios podemos comprender cuál es su voluntad para con nosotros. Si de verdad confiamos en Él, ¿por qué no entregarnos a su amorosa omnisapiencia? Después de todo, Él nos conoce y sabe nuestras posibilidades mucho mejor que nosotros".13 Conocer los atributos de Dios, que el Rey Benjamín describió, permite a las personas confiar más en Él, someterse a Su voluntad más plenamente y amarlo más profundamente.

Otras Lecturas

Élder David A. Bednar, “Aceptar la voluntad y el tiempo del Señor”, Liahona, Agosto 2016, 17–23, en línea en lds.org.

Élder Robert D. Hales, "Esperamos en el Señor: Hágase tu voluntad", Liahona, Noviembre de 2011, 71-73, en línea en lds.org.

Élder Neal A. Maxwell, “‘Dispuestos a someternos’”, Liahona, Mayo 1985, en línea en lds.org. 

 

  • 1. Marilyn Arnold, “Benjamin, King”, en Book of Mormon Reference Companion, ed. Dennis L. Largey (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 2003), 92.
  • 2. La frase de "habita[r] en casas de barro" es una cita directa del hebreo de Job 4:19.
  • 3. Hay algunas variantes textuales en este versículo que podrían hacer que sea un poco difícil de comprender. Skousen explica bien las dificultades. Véase Royal Skousen, Analysis of Textual Variants of the Book of Mormon: Part Two, 2 Nephi 11–Mosiah 16, The Book of Mormon Critical Text Project, Volume 4 (Provo: FARMS, 2005), 1173–1175, y Royal Skousen, ed., The Book of Mormon: The Earliest Text (New Haven, CT: Yale University Press, 2009), 757. Véase también Royal Skousen, ed., The Printer's Manuscript of the Book of Mormon, Part One: 1 Nephi 1–Alma 17, The Book of Mormon Critical Text Project, Volume 2 (Provo, UT: FARMS, 2001), 299; Royal Skousen y Robin Scott Jensen, eds., Revelations and Translations, Volume 3, Part 1: Printer's Manuscript of the Book of Mormon, 1 Nephi 1–Alma 35, The Joseph Smith Papers (Salt Lake City, UT: Church Historian's Press, 2015), 267.
  • 4. Susan Easton Black, “King Benjamin: In the Service of Your God”, en Mosiah, Salvation Only through Christ, ed. Monte S. Nyman y Charles D. Tate Jr., The Book of Mormon Symposium Series, Volume 5 (Provo, UT: Religious Studies Center, Brigham Young University, 1991), 42–43.
  • 5. Para el énfasis de "en el cielo como en la tierra" en este versículo, véase Brant A. Gardner, Second Witness: Analytical and Contextual Commentary on the Book of Mormon, 6 vols. (Salt Lake City, UT: Greg Kofford Books, 2007), 3:169.
  • 6. Rodney Turner, “The Great Conversion (Mosiah 1–6)”, en The Book of Mormon, Part 1: 1 Nephi to Alma 29, Studies in Scripture, Volume 7, ed. Kent P. Jackson (Salt Lake City, UT: Deseret Book, 1987), 218–222.
  • 7. Las enseñanzas del rey Benjamín sobre esto, se aplican tanto hoy como lo hicieron alguna vez. Véase Stephen D. Ricks, “Benjamin”, en Encyclopedia of Mormonism, 4 vols., ed. Daniel H. Ludlow (New York, NY: Macmillan, 1993), 1:99–100.
  • 8. Documento de base sobre el Dominio de la doctrina (Salt Lake City, UT: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, 2016), 2, en línea en lds.org.
  • 9. Documento de base sobre el Dominio de la doctrina, 4
  • 10. Joseph Fielding McConkie y Robert L. Millet, Doctrinal Commentary on the Book of Mormon, 4 vols. (Salt Lake City, UT: Bookcraft, 1987–1992), 2:160–161.
  • 11. Hugh Nibley señaló que esta es una de las cosas más difíciles para las personas en los tiempos modernos. Véase Hugh Nibley, An Approach to the Book of Mormon, The Collected Works of Hugh Nibley, Volume 6 (Salt Lake City y Provo, UT: Deseret Book y FARMS, 1989), 363.
  • 12. Estos dos versículos están claramente destinados a ir juntos como un resumen del discurso del rey Benjamín hasta el momento, y constituyen algo así como los artículos de fe nefitas. Véase John W. Welch, “Benjamin's Speech: A Masterful Oration”, en King Benjamin’s Speech: “That Ye May Learn Wisdom” (Provo, UT: FARMS, 1998), 75–76.
  • 13. Élder Neal A. Maxwell, “‘Dispuestos a someternos’”, Liahona, Mayo 1985, en línea en lds.org.